miércoles, 9 de mayo de 2018

Preventivamente, Argentina Recurre al FMI

Argentina se halla nuevamente en problemas, derivados de la precaria situación de sus finanzas públicas, que se reflejan en una inflación que no cede y en una deuda abultada.


Esa precariedad, agravada por el contexto externo (de alza del dólar, el petróleo y las tasas de interés), ha conspirado en los últimos días contra el valor de su moneda y llevado a una importante pérdida de reservas internacionales (US$ 6 mil millones en el último mes).

Es que con una inflación mensual superior a 2% y una anual cercana al 25%, es imposible que la moneda mantenga su valor, y por ello se entiende perfectamente que se haya devaluado casi 15% en muy pocos días, generando gran inquietud en los mercados.


Para evitar que la situación se salga de control, el presidente Macri ha anunciado que el país recurrirá preventivamente al Fondo Monetario Internacional (FMI), para que le otorgue un crédito que no necesariamente empleará, pero que le permitirá contar con un respaldo de contingencia mientras sigue esforzándose por poner en orden sus cuentas fiscales. Una decisión valiente, que seguramente será duramente criticada por el demagógico peronismo, pero que sin duda es la más conveniente para el país, que de esa manera intensifica su programa de ajuste y se asegura un respaldo financiero otorgado en condiciones sumamente concesionales.

Afortunadamente, el FMI es consciente de que el gobierno de Macri no es el principal culpable de la situación actual, pues heredó una economía con graves desequilibrios incubados en los dos heterodoxos gobiernos anteriores, y reconoce que ha dado pasos importantes para corregirlos. Pero también es consciente de que el ajuste de tipo gradualista aplicado hasta la fecha no ha sido suficiente, y de que se requiere aplicar uno bastante más riguroso y eficaz.

Así las cosas, en los próximos meses estaremos observando cómo le va al país austral en esta nueva etapa de fuerte monitoreo por parte del organismo multinacional, afrontando un proceso de ajuste que, si bien obligará a enfriar la economía, no partirá desde cero, pues ya se ha ejecutado medidas importantes en esa vía, como la liberalización del mercado cambiario, la reducción de numerosos subsidios y otras más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Temas tratados en nuestro blog